Mensaje

Un viaje comienza cuando se empieza a pensar en él y acaba cuando se empieza a pensar en el siguiente

miércoles, 21 de mayo de 2014

De paso a Chile, parada en Buenos Aires y Tandil. Parte I

En esta ocasión me propongo realizar una travesía a lo largo de la Cordillera de Los Andes, comenzando en el Canal de Beagle, frontera entre Argentina y Chile cerca de Cabo de Hornos. Para ello tengo que tomar dos vuelos, primero a Buenos Aires y después a Ushuaia. Pero ya que paso por por Buenos Aires quiero realizar dos asuntos que tengo pendientes de mi viaje anterior; Visitar algunos lugares en Buenos Aires interesantes para fotografiar y visitar a unos amigos en Tandil.

Después de haber estado volando por el Océano Atlántico toda la noche, llego a Buenos Aires a primera hora de la mañana, lo que me permite realizar alguna ruta turística por la ciudad. Ya la conocí en el 2009, pero en Buenos Aires siempre encuentra algo nuevo que ver.
Como de costumbre me hospedo en el Hostel América del Sur, situado relativamente cerca del centro, a cinco cuadras de Puerto Madero, dos de la Avenida 9 de Julio y cuatro en diagonal a la Plaza de Mayo.
Dejo el equipaje en el Hostel y después de charlar con José, encargado de la seguridad, me presta su tarjeta de bono-bus para desplazarme en los colectivos ya que continúan teniendo dificultades para disponer de monedas.
Comienzo por visitar nuevamente el Barrio de La Boca y el callejón de Caminito. Nombre que recuerda a la composición del tango caminito por el compositor Juan de Dios Filiberto.

1. La calle más emblemática del Barrio La Boc
Este barrio continua como siempre, llamativo y atrayente turísticamente. Quizás en esta ocasión lo encuentro un poco más dejado, pero lo recomiendo para el que no lo haya visitado nunca. Los edificios por lo general de chas onduladas están pintados de distintos colores muy llamativos. Dicen que es, por que en su origen los pescadores las pintaban con los sobrantes de pintura que utilizaban en pintar sus barcas.


 
2. Uno de los edificios más auténticos

3. Otro estilo de mayor nivel, pero también autentico

4. Muchos de ellos son utilizados como tiendas para los turist

5. También como vivienda habitual y uso cotidiano

Todos los bajos están destinados a sacar los cuartos (la plata, como dicen los argentinos) a los turistas, bien con tiendas ó restaurantes. Por lo general los restaurantes tiene preparado un escenario con orquesta y bailadores de tango para acompañar a los comensales. Cierto es que todo es para los turistas, pero si consigues aislar a la parte turística y te centras en el ambiente local lo disfrutaras, y más si es un día soleado y de temperatura agradable como es mi caso.


6. Bailadores de tango

Si cuando estéis inmersos en el ambiente de los porteños puede sorprenderos el ruido de un tren de mercancías, no os extrañe, todos los días pasan trenes de mercancías por una de sus calle, entre turistas y locales.

7. Tren de mercancías por una de sus calles


Terminada la visita a este atractivo barrio de Buenos Aires, me alejo en dirección a Puerto Madero pero nada más pasar al otro lado de la calle, a horillas del Rio de La Plata unas personas locales me sugieren que no ande por esos lugares con la cámara de fotos a la vista, a pesar de ser las 13 horas. Quizás tengan razón pero yo sin mi cámara  no voy a minguan parte, forma parte de retener y llevarme una pequeña parte de los maravillosos momentos vividos en mis viajes en solitario. Ante la duda decido tomar un colectivo que me traslade a mi destino, Puerto Madero.
Puerto Madero es una zona de unos 2 km con dos dársenas y 4 diques, donde en el siglo pasado atracaban barcos con mercancías para la ciudad. Durante varias décadas del siglo pasado esta zona estuvo abandonada por  la construcción de un nuevo puerto, pero en la actualidad y desde hace ya dos décadas, los almacenes de mercancías se han trasformado en restaurantes, oficinas y zona de ocio en el lado que da a la ciudad  y en el lado de las dársenas que da al Rio de La Plata a crecido una zona de modernos y lujosos rascacielos.
Hay muchos restaurantes para comer pero yo me voy al ya he estado y muy conocido mundialmente, “Siga La Vaca” Es frecuente que se tenga que hacer cola para acceder a una mesa, pero merece la pena. Una vez que te asignan una mesa y pides la bebida, tienes que coger una bandeja de acero inoxidable y pasar por el bufet de ensaladas, platos fríos y parrilla argentina para pedir lo que desees comer sin otro límite que lo que el estómago te permita.
La parrilla está compuesta de dos partes; la de preparación de bandejas , de 2x 0,8 metros de parrilla con dos empleados y la de  asado, de 3x1 metros con el maestro asador Alberto Ismael Sotelo, alias “Chiqui Chiqui”

8. Restaurante Siga la Vaca en Puerto Madero

9. Las parrillas a pleno rendimiento

10. Maestro asador Alberto Ismael Sotelo, Alias "Chiqui Chiqui"

Después de llenar el estómago con, vacío, entraña, bife, ……… y saludar al amigo “Chiqui” me dirijo a pasear parte de la vaca que llevo en el estómago por la zona de los rascacielos. Todo este barrio de rascacielos llamado Puerto Madero está dedicado a la mujer en general y toda las calles y plazas llevan nombre de mujer.

 
11. Puerto Madero, zona de rascacielos.

12. Diques, dársenas y rascacielos, de Puerto Madero

13. Una de las entradas a la zona de rascacielos


Ya a la noche y después de pasar  por el hotel a recoger el trípode me dirijo a la Plaza 5 de Mayo para realizar unas nocturnas y me encuentro con la agradable sorpresa de que la Casa Rosada, sede de Gobierno Argentino, le han puesto iluminación nueva, por lo que disfruto de lo lindo (Como dicen los argentinos).
14. Casa Rosada vista desde Plaza 5 de Mayo

15. Casa de Gobierno de Argentina "Casa Rosada"

En el lado opuesto de la Plaza de Mayo se encuentra, el Cabildo y la Catedral  Metropolitana dela Ciudad de Buenos Aires, dos edificios que no puedes dejar de visitarlos. Mejor que comentar algo de ellos, realizo el enlace para que los visites en el caso que sea de tu interés.

16. Otro ángulo de la Plaza de Mayo


17. Catedral Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires

Como Puerto Madero está cerca y la noche es agradable, me paso otra vez  por Puerto Madero para realizar fotografías nocturnas. Ocasiones como esta, de poder estar en un lugar tan interesante para fotografiar como este, hay pocas: lejos de mi casa, noche perfecta para fotografiar, mi equipo fotográfico incluido trípode, estar solo y sin nadie que me espere sea la hora que sea. No hay que dejarla pasar.
Al llegar a Puerto Madero por el lado norte, lo primero que llama la atención es las grúas de carga y descarga  pintadas de amarillo, como recuerdo a su momento de actividad en la primera parte del siglo XX.
Es fácil y recomendable pararse un rato a disfrutar del momento. Las dársenas y diques están con el mismo nivel de agua de siempre,  a la derecha continúan los mismos edificios de ladrillo rojo/marrón de dos  ó tres plantas, seguramente más iluminado que antaño. Faltan los barcos de vapor de carga amarrados a los pivotes que si están y sobran los rascacielos del lado izquierdo.
Si con esta imagen en la mente cerramos los ojos e incorporamos los barcos con las personas vestidas de época y quitamos los rascacielos durante un rato, estoy seguro que al cabo de menos de un minuto habréis retrocedido en el tiempo un siglo. Si tenéis la oportunidad de realizar esta experiencia, no la olvidareis nunca y recomiendo que sea por la noche, desde el lado noreste y con alguna de las grúas cerca.

18. Puerto Madero, antiguas grúas y rascacielos modernos

19. Dique, dársena y rascacielos


Desde este otro lado la panorámica cambia, la vista del puente modernista del arquitecto español Calatrava y los rascacielos  trasforman el paisaje totalmente.

20. Puente de la Mujer y rascacielos

Ya en horas de la madrugada del día siguiente me voy al hostel para descansar, ya que para el día también tengo previsto un día muy apretado. ¡Que dura es la vida del turista de por libre ¡



Continuará ...................



No hay comentarios:

Publicar un comentario